La TARCOTECA Contrainfo

Sabremos que nuestro prograda de desinformación se ha completado
Cuando todo lo que crea el ciudadano estadounidense sea falso. William Casey, director de la CIA 1981
Únete a la Resistencia, contacta con tus grupos locales. Envía portaciones, participa, comenta. By Pablo Heraklio & cols. Tarcoteca@riseup.net

lunes, 20 de abril de 2015

Absueltos los antimilitaristas de Tortuga que colocaron una bandera de la Paz en la cumbre de Aitana

Desde la tarcoteca todo el apoyo al Grup Tortuga. Nosotros lo consideramos no la sentencia sino la acción del Grupo y la impotencia del Ejército como una VICTORIA! 
Recordar la convocatoria de la XII Marxa per la Desmilitarizatció de la Serra d’Aitana el 31 de mayo 2015.
En noviembre de 2008, una gélida mañana antes del amanecer, un grupo de antimilitaristas del Grup Tortuga hicieron la marcha montañera hasta las alturas máximas de la Serra d’Aitana, vedadas al tránsito por una kilométrica doble valla de alambre que rodea una importante instalación de radares del ejército del aire. Al tiempo que el sol asomaba sobre el mar, bien visible desde estos 1.500 metros de altura, dos de los integrantes de la expedición se introducían en la instalación y completaban el recorrido hasta el vértice geodésico, punto más alto de la provincia y a muy escasos metros de un imponente radar y una base militar de custodia del mismo. A ese vértice ataron una bandera de la paz y a continuación abandonaron el recinto ante la impotente mirada de algunos militares quienes les contemplaban desde lejos.

Esta acción directa noviolenta fue difundida en medios de comunicación por nuestro propio colectivo con fotografías e imágenes de vídeo. Como corresponde a la estrategia de la noviolencia activa. Tal circunstancia fue utilizada por las autoridades militares para denunciar a los activistas en primer lugar por un delito de allanamiento de instalación militar penado con varios años de cárcel. Dicha acusación fue frenada -cabe presumir- por las autoridades políticas del ministerio de defensa y en su lugar se buscó algún tipo de delito procesable por la justicia ordinaria con la intención de que los antimilitaristas no quedaran sin recibir un escarmiento.

Represalia militar
El delito presumiblemente buscado ad hoc resultó ser de daños al vallado de la instalación militar, el cual, tras la instrucción, dio lugar al procesamiento de cuatro activistas para los que se pedían penas multa que llegaban a sumar unos quince mil euros.
En el juicio celebrado en el 16 de febrero del corriente en el Juzgado de lo Penal nº 7 de Alacant, los antimilitaristas de Tortuga evitamos cualquier tipo de declaración sobre el acceso a la instalación militar, al entender esta cuestión como un ardid de las autoridades militares para intentar desviar la atención sobre el debate principal, que no es otro que la pertinencia de que la Serra d’Aitana esté ocupada por instalaciones al servicio de la guerra, además de constituir un truco mediante el que el ejército buscaba nuestro daño patrimonial y quizá nuestro encarcelamiento. En su lugar nos limitamos a reafirmar nuestra reivindicación en pro de la completa desmilitarización de la Serra d’Aitana y de su adecuada protección medioambiental.

Juicio y sentencia
En el transcurso del juicio quedó patente la escasa entidad y la poca congruencia de la denuncia militar, la cual no iba avalada por prueba documental alguna y ni siquiera por un simple peritaje hecho in situ. A nuestro parecer, quedó clara la intención militar de “fabricar” un supuesto daño a la medida del tipo penal que mayor mal nos pudiera causar.
En sentencia hecha pública hoy mismo, el magistrado Carlos Climent Gomar considera que debe absolver y absuelve a las cuatro personas acusadas. Sus fundamentos de derecho son los siguientes:
“En el presente caso ha quedado acreditado que los acusados llevaron a cabo una acción antimilitar el 14 de noviembre de 2008, consistente en colocar una bandera blanca con el texto “PAU” (paz) en el vértice geodésico situado en la cumbre de la sierra de Aitana, en el interior de una instalación militar. Tres de los cuatro acusados (Pablo, José Feliciano y Adrián) eran miembros del Grupo Antimilitarista Tortuga, y el cuarto, Adolfo José, al parecer era el fotógrafo que los acompañaba. Ha quedado igualmente probado que de los cuatro acusados, al menos José Feliciano entró en el interior del recinto militar, pues así lo reconocieron todos ellos en el juicio, afirmando que entró José Feliciano y otra persona no identificada. No obstante, con independencia de la persona concreta que entrara en el interior de la instalación a colocar la bandera, todos reconocieron que participaron en la operación, por lo que en este sentido todos serían coautores del presunto delito de daños.
Ahora bien, lo que no ha quedado debidamente probado es cómo entraron a colocar la bandera y, en consecuencia, si dañaron o no la valla que circundaba la instalación. Es cierto que ninguno de los acusados quiso responder en el acto del juicio a la pregunta de cómo entraron y si dañaron o no la valla, pero no por ello debe presumirse que los acusados entraron rompiendo la valla. Conviene recordar en este punto que la prueba de cargo corresponde a la parte acusadora, y es ésta la que debe acreditar que los acusados dañaron efectivamente la valla para acceder al recinto y colocar la bandera. Sin embargo, ello no ha quedado debidamente probado. En el presente caso no hay cámaras de seguridad que hubieran grabado lo acontecido, ni tampoco hay testigos presenciales que corroboren que los acusados rompieron la valla para entrar.
La única prueba de cargo que existe es la declaración de Antonio Caballero Obra, que era el comandante Jefe del EVA por aquella época. Este testigo manifestó que él no vio la valla dañada, que simplemente emitió un informe (folios 10 y 11) a la vista de la llamada que recibió y de lo que le comunicaron los vigilantes de seguridad. Antonio Caballero reconoció que él no comprobó in situ las dos vallas que estaban rotas, sino que fueron dichos vigilantes de seguridad los que lo hicieron. Sin embargo, estos vigilantes de seguridad no fueron citados como testigos ni en consecuencia declararon en el plenario.Por tanto, el sólo informe y la sola consiguiente declaración del Comandante Jefe del EVA, que no vio si la valla estaba efectivamente rota o no, ni si era o no reciente, ni si afectaba a un metro o a varios, no es una prueba suficiente para acreditar que los acusados accedieron al recinto dañando la valla, máxime cuando en una de las fotografías que obran en autos se observa como uno de ellos entra o sale del recinto saltando por encima de la puerta de la valla. Si en una fotografía de la acción llevada a cabo se observa a uno de ellos pasando por encima de la valla, no puede descartarse ni mucho menos esta posibilidad. La acreditación certera de que los acusados dañaron la valla para entrar hubiera requerido de una prueba de mayor entidad. Como se ha dicho, no existen grabaciones de cámaras de seguridad ni ningún testigo directo; ni siquiera se efectuó por parte de la institución militar ninguna fotografía de la valla dañada del mismo día de los hechos, no habiendo sido aportado nada al respecto. Por consiguiente, no existiendo una prueba fehaciente del hecho que se imputa a los acusados, y existiendo otra alternativa para entrar como puede ser saltar la valla, procede, de conformidad con el principio de in dubio pro reo, el dictado de una sentencia absolutoria. Con ello no se está diciendo que los acusados no cometieran el delito que se les imputa, sino que el mismo no ha quedado debidamente acreditado, existiendo dudas al respecto. Estas dudas, como se ha dicho, deben conducir necesariamente a la absolución de los acusados.”
Satisfacción Victoria!
Desde el Grup Antimilitarista Tortuga expresamos nuestra satisfacción por esta sentencia, que esperamos sea firme en breve, y la entendemos como un espaldarazo para todas aquellas personas que trabajan por una sociedad desmilitarizada; sin ejércitos, sin guerras, sin militarismos de ningún tipo. Por una sociedad justa, libre de poderes y autoridades impuestas y ética.
Aprovechamos para convocaros a la que será duodécima Marxa per la Desmilitarizatció de la Serra d’Aitana, la cual tendrá lugar el próximo domingo 31 de mayo.
Grup Antimilitarista Tortuga

Ver también:

sábado, 18 de abril de 2015

Municipalismo como expresión del confederalismo anarquista frente a la Mercantilización del territorio

Parece que desde hace tiempo llevamos trabados en lo que se podría considerar un problema de expansión de las ideas y las prácticas anarquistas.

La causa a nuestro entender es la apuesta por el obrerismo hecha en 1910 y que con buen criterio casi nos llevó a vivir la utopía. La situación económica mundial se ha reconfigurado en los últimos años: deslocalización, automatización y evaporación de capitales. Mientras las pretensiones obreras no se han renovado. El sector productivo es una pequeña parte de la economía. Como consecuencia el entero conjunto de sindicatos pierden capacidad de representación en todo el planeta.

También asistimos a la mercantilización de la sociedad, llegando al punto de que Organizaciones no gubernamentales, casas, barrios, ciudades, regiones, estados, continentes, hasta familias son regidas como corporaciones. Ya no se distingue el límite entre política y economía capitalista, ya que actúan al unísono como si de un solo cuerpo se tratasen. Surgen así por todo el globo movimientos masivos efímeros, sin perspectivas ideológicas y por tanto sin metas ni capacidad de cambio; torpes gigantes con pies de barro.

La conclusión es que si debemos renovarnos y retomar la iniciativa política esta se hará organizando la gestión de nuestros domicilios y localidades, tratando a las Instituciones como las empresas que son, mediante el Municipalismo.

Objetivo del Municipalismo: un ayuntamiento horizontal, autónomo y sin partidos. 

Se plantea un asalto al poder no solo mediante la organización de las bases y su separación de las oligarquías, sino por la eliminación los feudos de los ayuntamientos y convertirlos en autogobiernos.

La idea es antigua, ya que ésta era la forma organizativa de la Federaciones Anarquistas antes de la creación de la CNT, aunque estas tuvieron siempre un enfoque económico al circunscribirse en el movimiento de la Internacional. En nuestra opinión nuestro sincicato, la CNT, ha mantenido el espíritu de tranformación social y tiene que ser apoyada y servir de apoyo para el resto de movimientos, de modo que donde no fragüe el obrerismo pueda llegar el Municipalismo. Si no, tendremos que seguir probando.

Repetimos, no se trata de crear sustitutos, se trata de crear herramientas complementarias!

Plan del Municipalismo Anarquistas, Anarconfederalismo

No hace falta inventarse nada, podemos emplear una fórmulas que conocemos.

Podemos aplicar la estructura de nuestros sindicatos a las juntas y concejos, localidades y territorios.
- Los vecinos hacen las veces de los trabajadores.
- Los vecinos se asocian en las reuniones o juntas vecinales. Libres, anarquistas, abiertas... llamémoslas como sea, lo importante es que sean horizontales, igualitarias y asamblearias. Harían las veces de sindicatos o núcleos, las cuales pueden federarse igual que en los sindicatos.
- Organizandonos por localidades, no por sectores productivos o empresas.
- La Junta de vecinos es el equivalente a la asamblea de trabajadores.
- El Pleno del ayuntamiento son los consejos de empresa.
- Los partidos políticos representarían el papel de sindicatos amarillos al servicio de las corporaciones.
- El enemigo a batir son los políticos de los ayuntamientos, equiparables a los directivos y empresarios.
- Las armas a emplear también las conocemos, son las asambleas, la autogestión, la acción directa, y el apoyo mutuo.

Pero no es la única fórmula. Verdadero germen del anarquismo y aún más sencilla es la organización de los Grupos Anarquistas federados, las Asambleas, base de la organización horizontal. Estos han producido a lo largo del tiempo un sin fin de asociaciones alrededor de las cuales mantenemos viva la idea.

Por otra parte parece inevitable una doble militancia, por una parte en el sindicato y por otra en la junta vecinal.

Perspectivas y progresos
Desde el campo se reivindican los cencejos abiertos y los comunales como práctica secular de la autonmía a la cual se suman sin reparos las individualidades ácratas. A parte de los importantes avances que parecen se están dando en la Región Autónoma de Rojava, Kurdistan, este año asistíamos esperanzados al nacimiento del Conceyu Anarquista en Asturias.

Llegamos a influir en las empresas, pero la ciudad y los políticos se nos resisten. La organización como urbanitas y las actividades contraculturales fueron la piedra angular  del movimiento expropiatorio okupa durante décadas transformado en "obra social" por la PAH. También fue un tema clave entorno al cuál giró el ciudadanismo del 15-M, que iba en un principio por buen camino. En Vitoria podemos ver la reorganización de las Vecindades. El reciente caso de la Asamblea de Gamonal de Burgos puede darnos una idea de lo que supone el Municipalismo; un enfrentamiento con las fuerzas políticas capitalistas organizado desde los barrios.

No podemos ignorar por más tiempo la gestión del territorio aunque lo hayan convertido en un erial desértico y contaminado.
Por un ayuntamiento horizontal, autónomo y sin partidos. 
Fuera los políticos de los ayuntamientos!

Publicado el 17.4.2015 última edición 20.4.2015

viernes, 17 de abril de 2015

Convocatoria: concentración hoy 17 en 'Génova' para reclamar el fin de "la mafia"/dictadura

Diversos colectivos sociales han convocado para este viernes una concentración frente a la sede nacional del PP en la calle Génova para reclamar el fin de "la mafia" tras la detención del exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato.

La convocatoria se ha difundido rápidamente en las redes sociales a través del hashtag #FueraLaMafia17A y llama a concentrarse a las 19.00 horas frente a la sede del PP bajo el lema 'No son manzanas podridas, es una mafia'.

En el cartel de la convocatoria, además, se repasa el nombre de dirigentes populares que se han visto salpicados por casos de corrupción o evasión fiscal como el que fuera 'número dos' de José María Aznar y exdirector del FMI Rodrigo Rato. También se cita al todavía presidente madrileño Ignacio González, a los expresidentes autonómicos del PP Francisco Camps y Jaume Matas, al expresidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra, al exsenador Francisco Granados, el extesorero Luis Bárcenas o la exministra Ana Mato y su exmarido Jesús Sepúlveda. "Y cientos de imputados más", cierra la lista.




jueves, 16 de abril de 2015

Por una revolución integral - Cooperativa Integral Catalana

Reproducimos este texto de 2014 de la CIC en el que se resumen las bases del paso a delante que supone el reto de enfrentarse al capitalismo, que en su lógica acumulativa y depredadora no duda en suicidarse. En sus horas de senectud amenaza con arrastrarnos a todos y a todo en su caída. Nada bueno podemos decir de tal sistematización del abuso y degradación tanto ambiental como social.

Una nueva organización social y un control sobre lo económico son suficientes para hacer una revolución, pero no una revolución realmente liberadora que tenga pretensiones de durar en el tiempo. La revolución social parece quedarse incompleta como concepto y como objetivo de la revolución. Un cambio completo, profundo y costoso, porque las fuerzas del capitalismo son abismales. 

El anarquismo construye al "hombre nuevo" y al "mundo nuevo", pero hoy en día no se le da el énfasis, que no es que haya inventado, que le da el integralismo. Los distintos valores positivos que se le suponen a la humanidad, tanto psíquicos como físicos, algunos añaden también espirituales, deben actuar en sinergía en los sujetos dedicados a la causa revolucionaria. Valores inherentes a toda persona que yacen alienados esperando a ser redescubiertos.

También marca como guía la tradición rural comunitaria como ejemplo de sociedad organizada más sencilla y autónoma. No la de los pueblos actuales, que son una extensión y perpetuación de las ciudades. Esto apunta a un Confederalismo Democrático al que parecen adscritos ahora los kurdos de Rojava.

Mucho ha andado y mucho le queda por andar a la CIC, aunque creemos que va por el buen camino. Desde la tarcoteca un saludo y todo el apoyo.
____

Por una revolución integral - Cooperativa Integral Catalana

Os presentamos la introducción al debate de la XXXIX Jornada asamblearia de la CIC –que tuvo lugar en Catalunya el sábado 16 de noviembre de 2013–, sobre les bases de la revolución integral.
 “Lo peculiar de la condición humana es que se ubica entre lo sórdido y bestial y lo sublime y grandioso.”(Prado Esteban)

1) Historia: heteronomía vs autonomía
Durante la historia conocida de la humanidad, podemos reconocer dos tradiciones o tendencias, en las formas de organizarnos y en la cultura y los sistemas de valores (o disvalores) que legitiman éstas y nos guían para encarar la vida, para construirnos como personas: la tradición de la heteronomía y la tradición de la autonomía.
Heteronomía

La tradición de la heteronomía1 [heteros-otros, nomos-normas, normas impuestas o dependencia] la conforman todos aquellos sistemas de organización social que han establecido las desigualdades y las jerarquías entre la humanidad. Los Estados y las clases sociales: imperios, coronas, césares, faraones, führers… Ejército, cuerpos represivos, cárceles… Poseedores y desposeídos, ricos y pobres, amos y siervos. El dinero y los sistemas monetarios de acumulación. Gobernantes y gobernados. Dictaduras oligárquicas que se autoproclaman “democracias” usando la falacia de la “representación”. Estados “de derecho”, “sociales” o “del bienestar”: despotismo ilustrado. Parlamentarismo, partitocracia y politiquería.


Siempre unas minorías que concentran el poder de decisión y la capacidad de determinación de las condiciones y los asuntos que afectan a todos. Esta tradición es hegemónica hoy en día, con la mundialización de la “democracia representativa”, un perfeccionamiento del sistema de dominación que se ha puesto la máscara de “democrático”, como si en éste el poder se encontrara en manos del pueblo, cuando en realidad el poder ha seguido concentrándose cada vez en menos manos.
Los disvalores y los idearios relacionados con esta tradición hacen prevalecer lo peor de las personas y de la potencialidad humana, potencialidad para el bien y para el mal. Se basan a menudo en la idea de que las personas somos lobos unas para otras, que “somos malas por naturaleza”, que lo normal es “la guerra de todos contra todos”, y sostienen así el conformismo con el statu quo, la docilidad y la sumisión ante los poderosos opresores, la complicidad con la injusticia. Y no son sólo los valores negativos, los que sostienen la heteronomía, sino también la falta de valores positivos, la apatía y la indiferencia, la ausencia de sentido ético de la existencia.
Autonomía
Contrariamente, la tradición de la autonomía2 [auto-propio, nomos-normas, independencia] la conforman aquellos sistemas de organización social que han rechazado los fenómenos anteriormente mencionados, así como los intentos y esfuerzos para conseguir establecer estos sistemas, tantas veces aplastados por las clases privilegiadas y sus mercenarios. Así, han apostado por organizarse sin jerarquías, ni Estados, ni clases sociales, ni diferencias de privilegio entre minorías favorecidas y el resto, defendiendo que el poder de decisión se comparta entre todos los miembros de cada comunidad. Esto siempre se ha llevado a cabo mediante regímenes asambelarios y, por tanto, necesariamente enfocados en el ámbito local como base de poder soberano.
Los valores e idearios relacionados con la tradición de la autonomía promueven lo mejor de las personas y la potencialidad humana. Se basan en las ideas e ideales de bien, libertad-igualdad, justicia, verdad-honestidad, fraternidad, equidad… y en el compromiso del individuo con estas para aportar al bien común. Este compromiso tiene que empujarnos a querer ir aprendiendo y mejorándonos a lo largo de la vida.
La historiografía oficial actual difunde la tradición heterónoma pero no la autónoma. Por ejemplo, ha habido una falsificación histórica de la Alta Edad Media, en la que el pueblo era una realidad social paralela a los poderes oligárquicos constituidos (como la Corona, el Estado premoderno, mucho más pequeño y débil que el actual, que fue creciendo y haciéndose fuerte), que organizaba su vida en pequeños municipios en base al concejo abierto y el comunal (tierras y medios económicos de “propiedad” y uso colectivo), la autodependencia económica local y comarcal, las formas de ayuda mutua y trabajo comunitario, la cosmovisión de la igualdad humana y los valores de comunidad, el trabajo no asalariado y la buena convivencia…
Falsificaciones históricas como ésta son pilares fundamentales del sistema actual, que obtiene legitimidad a partir del mito de un pasado monstruoso y totalitario donde la gente era sumisa y mucho menos libre que ahora.

2) La derrota de los últimos siglos y la crisis actual
Con el triunfo de la modernidad las revoluciones liberales que permitieron el surgimiento de los Estados modernos y el ascenso del capitalismo, hace doscientos años, surgieron las ideas de emancipación del socialismo, en un contexto ideológico heredero de la Ilustración y un contexto social marcado por la revolución industrial, la migración de las personas del campo a las ciudades y el nacimiento y desarrollo del proletariado.
Se formularon, pues, los planteamientos ideológicos del marxismo y el anarquismo, fundadores de la Primera Internacional, que entendían que era necesario un proceso revolucionario que cambiara las bases de aquella sociedad y ponían las esperanzas en el desarrollo de un movimiento obrero que lo llevara a cabo. Este proceso tenía que conducir la humanidad a una sociedad comunista sin clases (sin diferencias entre propietarios y desposeídos, entre gobernantes y gobernados). Había la creencia –sobretodo por parte del marxismo, que lo planteaba como “verdad científica”– de que este devenir histórico era inevitable.
Esta aspiración tuvo su auge y declive durante el siglo pasado. En la península ibérica, el Estado –con el levantamiento del ejército que originó la Guerra Civil y, ganada ésta, con la instauración del franquismo– aplastó todo lo que había de movimiento y tejido popular de potencial revolucionario. Éste se había ido gestando desde finales de siglo XIX con publicaciones, ateneos, escuelas libres, tejido asociacionista y cooperativista, sindicalismo combativo –centenares de miles de afiliados a la CNT–, prácticas de solidaridad y desobediencia, de tradición fuertemente libertaria en el Estado español. Con la persecución y represión franquista y la posterior instauración de la sociedad de consumo, se masacró al pueblo y se destruyeron sus aspiraciones.
Por otro lado, el proyecto socialista estatista, que plantea cambiar las cosas desde el poder del Estado, ha fracasado por sí mismo. El final de la URSS marcó hace dos décadas un punto de inflexión, y se ha visto y se ve que todos los demás intentos no llevan por ningún camino bueno.
Con la derrota de la aspiración de una transformación cualitativa del status quo, el abandono del anhelo de un nuevo mundo y una nueva humanidad, el Estado y el Capitalismo han ido afianzando progresivamente su fuerza y estabilidad.
Este sistema genera una sociedad de la decadencia, con unas dinámicas que destruyen, envilecen y deshumanizan las personas, llevan a una crisis en todos los ámbitos de la vida y ponen en peligro la misma existencia humana en el planeta.
No se ha llegado, pues, a un momento de estabilidad y a “el fin de la historia”, como se decía hace poco, antes de 2008. Esta idea es una quimera que contribuye al no-pensamiento y al conformismo generalizado.
La mediática crisis económica en Occidente ha reventado esta burbuja a nuevos sectores de la sociedad, a pesar de que los problemas más graves presentes y esperables son mucho más profundos y de diferente naturaleza de los económicos en boca de todos.

3) La necesidad de la revolución
Las raíces de la crisis y los grandes problemas e injusticias de nuestro tiempo son profundas y sistémicas. Es decir, se encuentran en la esencia y las dinámicas de los pilares del sistema actual, no en el “mal funcionamiento” coyuntural de éste, como dicen todos los partidarios de los discursos reformistas que atribuyen la culpa a la maldad de los banqueros, la corrupción o la incompetencia de los políticos profesionales… El sistema funciona muy bien, el problema es que funciona bien contra los intereses de la humanidad, la vida, la libertad y la justicia.
Es necesario, pues, recuperar la idea y el objetivo de la revolución, como gran proyecto de transformación profunda y necesaria, en positivo, de la sociedad actual, como sustitución del actual sistema oligárquico y dictatorial por formas de organización social democráticas horizontales, basadas en la cooperación y el compartir.

4) La revolución integral
Con la idea de poner sobre la mesa el proyecto revolucionario, actualizándolo y ampliándolo, en base a la reflexión sobre las lecciones del pasado y la comprensión del momento actual, surge la noción de revolución integral.
La idea de revolución integral es por ahora una noción de un concepto que, ampliando y mejorando la idea de revolución social, sacando conclusiones reflexivamente de las experiencias del pasado, intente estar a la altura de las circunstancias actuales, promueva una renovación del ideario revolucionario, manteniendo los componentes positivos de éste en el pasado pero dejando atrás los negativos, erróneos y obsoletos. La revolución social consistía en la transformación social radical desde abajo, realizada por las clases populares, que aboliera el Estado y el Capitalismo en pro de nuevas instituciones horizontales y comunitarias: las asambleas soberanas y la propiedad colectiva del bienes fundamentales.

4.1. El sujeto y los valores
Las teorías emancipadoras de antaño, por la influencia de estar fundamentadas en la Teoría del Progreso y en una visión profética y mecanicista de “las Fuerzas de la Historia”, en el economicismo… no dieron la importancia debida al individuo, a la autoconstrucción de éste como sujeto de calidad y sujeto revolucionario.
Las revoluciones no las hacen “las masas oprimidas” como tales. Éstas pueden hacer revueltas pero no revoluciones. Las revoluciones las anhelan, planean y llevan a cabo las personas revolucionarias. Las personas son la clave.
Así pues, la principal aportación, respecto a la noción de revolución social, es la consideración adecuada de la importancia del individuo y las cualidades de éste, del sistema de valores revolucionario.
Para llevar a cabo la revolución integral hay que llevar a cabo la autoconstrucción de los individuos en base a ideas e ideales que nos den suficiente fuerza, sentido y grandeza para afrontar la complicada, difícil y, al final, heroica tarea de la revolución.
Sobre la actual decadencia de los valores e ideales, la cultura, la ética, la filosofía, la convivencia… tenemos que construir una nueva cultura subversiva y fraternal que nos haga fuertes, basada en el esfuerzo y el dar de nosotros mismos.
Esto implica trabajo personal de reflexión profunda y existencial, de lidiar con nuestras capacidades y carencias, de tomar las riendas de nosotros mismos, como personas ante la vida, finita.
Éste es el reto de la transformación de los valores y las personas dentro de la revolución integral. La actual fuerza fundamental del sistema estatal-capitalista se basa en la degradación, docilidad y construcción de las personas desde el poder.

4.2. Revisando y recuperando la historia
Siguiendo la Teoría del Progreso, desde la Modernidad se ha menospreciado toda la historia premoderna, las aportaciones filosóficas, culturales, experienciales… de distintos pueblos, civilizaciones y comunidades humanas. 
La narración “esclavismo → feudalismo → capitalismo → socialismo” se basa en el desconocimiento –por ocultación y falsificación– de la Edad Media, que sobretodo en su período inicial se caracterizó por la realidad dual y diferenciada entre el pueblo y los Estados premodernos, donde fuera de las ciudades estatales el pueblo se organizaba en muchas regiones horizontal y fraternalmente en base al concejo abierto (asamblea de vecinos y vecinas de un pueblo), el comunal (propiedad colectiva de la tierra, los bosques y otros muchos bienes económicos). Éstas instituciones son protagonistas de la historia del mundo rural popular en la península. Recuperar esta historia, sin mitificarla pero valorándola adecuadamente, nos servirá para reconocernos como personas y humanidad y para golpear el paradigma y discursos del sistema actual.
También existe, por ejemplo, en la cultura clásica, la tradición filosófica de afrontar la vida dándole importancia al sujeto, a la reflexión sobre la construcción y desarrollo vital de eśte en base a la idea de virtud. Recuperando aportaciones de ésta también puede nos puede servir a la hora de plantear la revolución integral.

4.3. Transformación en todos los ámbitos de la vida
La revolución integral tiene que afrontar la totalidad holística y compleja de cuestiones importantes de las personas y la sociedad, no puede especializarse en ninguna ni olvidarse de alguna otra. No sólo con el cambio de valores y la revolución personal, no sólo con la revolución social, política y económica: con todo a la vez haremos la revolución integral.


5) Orígenes del concepto
El término revolución integral ya fue usado en el pasado por algunos anarquistas. En lo que se llama “España” lo utilizó a principios de este siglo el escritor libertario Félix García Moriyón. Después ha sido el historiador y pensador soriano Félix Rodrigo Mora quien hace poco empezó a apostar fuertemente por esta noción. En su obra escrita y oral se encuentran muchas aportaciones a la cuestión “revolucionaria integral”, y una aportación sintética al respecto son sus “25 puntos del sistema convicciones para una revolución integral”.
Mucha gente valora el potencial de ésta noción para englobar distintos colectivos y personas en una visión y líneas estratégicas generales revolucionarias, es decir, comprometidas con el objetivo de la libertad –así pues, contra el Estado y las otras formas de dominación–, viendo lo fundamental de abordar la integridad de las cuestiones humanas a trabajar para el proyecto emancipador.
La publicación masiva “¡Rebelaos!” 2012 adoptó el término hablando de “germinar la semilla de la revolución integral”. Meses después, activistas de Cataluña procedentes de distintos colectivos se encontraron para promover un llamado para la futura constitución de un “Bloque internacional para la revolución integral”. También la Cooperativa Integral Catalana ha organizado jornadas de reflexión sobre este término y un colectivo que hace tiempo que trabaja en esta misma orientación ideológica general, el Grup de Reflexió per a l’Autonomia, también lo adopta cada vez más explícitamente. Diversos autores de blogs y/o activistas como Antón Dké, Prado Esteban, Enric Duran o Blai Dalmau han hecho igualmente aportaciones a la cuestión.
La idea no es una cuestión cerrada, sino abierta: hay que llenarla de aportaciones, contenidos, reflexión y debate. El rumbo de esta noción dependerá de esta labor y de la aceptación que tenga entre esas personas que apuesten realmente por un cambio y una perspectiva revolucionaria hoy en día. Para que tenga potencia habrá que evitar usarla banalmente o a la ligera, o convertirla en una etiqueta sin contenido profundo.

6) El llamado “Integra Revolucio
La idea de éste es promover la reflexión sobre la necesidad de una revolución integral y promover la reflexión profunda sobre esta cuestión para poder crear un marco de confluencia a nivel mundial para juntarnos, conocernos, compartir reflexiones y promover sinergias entre personas, colectivos y organizaciones que apostamos por una transformación revolucionaria de la sociedad que ponga fin al capitalismo y el Estado construyendo una nueva sociedad y un nuevo ser humano. Se ha planteado una propuesta de bases comunes para la convocatoria para formar este posible espacio.

Para saber más

Más de diez mil ratas negras huyen de las sedes del PP hacia las oficinas de Ciudadanos

Lo siento, me empecé a reír, no pude evitar colgar el post. Aunque hecho de menos la referencia a las chinches de Podemos, y a los ácaros de IU. Lo peor es que la maldita noticia cuanta más verdades que todas las cabeceras de los media juntos. Transfuguismo militante, lealtad cero.

A propósitos de categorizaciones y distinciones, como dice mi abuelo: "pero qué mas da, si son todos unos hijosdeputa", mientras se exalta. Frase célebre que usa indistintamente para referirse a futbolistas, médicos, policías o en este caso políticos.
___
Redacción/Rokambol/21.03.15, visto en Iniciativa Debate
Renombrados especialistas en plagas apocalípticas y pandemias han resaltado la elegancia y naturalidad con que se ha producido la migración y el inmediato entendimiento entre ambas poblaciones de roedores, a pesar de la proverbial enemistad que existe entre la rata negra y la de cloaca. “Nunca habíamos visto nada tan repugnante”, ha declarado uno de los expertos en localización y exterminio.
Al parecer, las ratas que habitan en las dependencias de Ciudadanos acogieron a las provenientes de las oficinas del Partido Popular con una camaradería jamás vista entre este tipo de recelosos animales, llegando incluso a proporcionarles ropa limpia, comida y corbatas nuevas por parte de las inquilinas de Ciudadanos.
Los especialistas temen ahora que las excepcionales condiciones de humedad y las agradables temperaturas que se darán en las próximas elecciones provoquen una explosión demográfica entre las ratas de ambas especies y aumente todavía más la deuda pública española, los vuelos business a Ginebra y las ganancias del IBEX 35.
Los contactos entre las sabandijas ciegas que infestan los sótanos de la sede central del PSOE y las garrapatas de antifaz que moran en el sistema de refrigeración de UPyD podrían haberse producido ya, según informan los epidemiólogos, aunque dudan de que la cucaracha rubia de VOX, una especie poco sociable, haya participado en el aquelarre. 

martes, 14 de abril de 2015

Una solución anarquista al calentamiento global

El capitalista promedio podrá comprobar con horror como sus preciosas posesiones materiales, producto del agotamiento natural y la explotación humana, su propia explotación, poco a poco escasean, convirtiendo su vida de superficialidad y derroche en un verdadero infierno para poder mantener su/nuestro ritmo de vida. Ante tal estrés y disonancia solo hay dos soluciones. 
Una es seguir sometidos al látigo jornadas interminables y salario menguante, sabiendo que la situación solo puede ir a peor, tanto, para él/ella como para sus hijxs si es que logran sacar tiempo para criar. 
Otra organizarse como personas libres en harmonía con la naturaleza, lo cual supone replantearse tal forma de vida. Es duro.
Personalmente preferimos pensar que nos situamos en una posición intermedia, lejos de los valores capitalistas pero perdidos en su rueda, deseando reintegrarnos pero esperando el momento oportuno que nos permita realizar el cambio sin demasiado trauma. Organizándonos y luchando en el día a día.
Tctk
___

Una solución anarquista al calentamiento global - estudios.cnt.es

En el último número de Tierra y Libertad ha aparecido el artículo “El anarquismo ante la catástrofe climática”. En él se abre un interesante campo de debate sobre el que también en el número 3 de la revista Estudios se toca en el artículo de Uri Gordon “Negros presagios: política anarquista en la época del colapso”. A este respecto, rescatamos un texto de Peter Gelderloos en el que sintéticamente se expresa una posibilidad de plantear una alternativa a las políticas dominantes en el ámbito climático.

Una solución anarquista al calentamiento global

Si la respuesta de los capitalistas verdes al cambio climático solo le echará más leña al fuego, y si el gobierno a escala mundial es incapaz de resolver el problema, como ya lo he argumentado en artículos previos[1][2], ¿cómo los anarquistas sugerirían reorganizar la sociedad para poder disminuir la cantidad de gases invernaderos en la atmósfera, y sobrevivir a un mundo que ya ha cambiado?
No hay una sola posición anarquista, y muchos anarquistas se niegan a ofrecer cualquier tipo de propuesta argumentando que si la sociedad se libera del Estado y el capitalismo, esta cambiará orgánicamente, y no de acuerdo a un anteproyecto. Además, la actitud policial, de ver el mundo desde arriba e imponer cambios, es inextricable a la cultura que es responsable de destruir el planeta y oprimir a sus habitantes.
Sin embargo, quiero bosquejar una posible manera de cómo podríamos organizar nuestras vidas, no dando una propuesta concreta, sino porque las visiones nos hacen más fuertes, y todos nosotros necesitamos el coraje para romper de una vez por todas con las instituciones existentes y las soluciones falsas que ofrecen. Siguiendo los propósitos de este texto, no voy a entrar a ninguno de los importante debates con respecto a ideales — niveles apropiados de tecnología, escala, organización, coordinación, y formalización. Voy a describir como una sociedad ecológica y anti-autoritaria podría manifestarse, fluyendo desde la complejidad social del momento presente. Por razones de simplicidad, tampoco entraré en el debate científico sobre qué es y qué no es sostenible. Esos debates y la información que presentan son accesibles extensamente para quienes quieran hacer su propia investigación.
Baso la descripción de este posible futuro mundo en lo que es físicamente necesario y lo que es éticamente deseable, en concordancia con las siguientes premisas.
  • La extracción de combustibles fósiles y su consumo deben detenerse por completo.
  • La producción de comida industrial debe ser reemplazada por la cosecha sostenible de comida al nivel local.
  • Estructuras centralizadas de poder son inherentemente explotadoras del medio ambiente y opresivas hacia la gente.
  • La mentalidad de valor cuantitativo, acumulación, producción, y consumación —o mejor dicho, la mentalidad del mercado libre— es inherentemente explotadora del medio ambiente y opresiva hacia la gente.
  • La ciencia médica esta infundida con un odio del cuerpo humano, y aunque haya perfeccionado respuestas efectivas a nuestros síntomas, es dañina para nuestra salud de la manera en que es practicada actualmente.
  • La descentralización, la asociación voluntaria, la auto-organización, el apoyo mutuo, y la no-coerción son viables y han funcionado, dentro y fuera de la civilización occidental, innumerables veces.
Bienvenidos al futuro.
Nadie hubiera pensado que la sociedad global sería de esta manera. Su característica más definitiva es su heterogeneidad. Algunas ciudades han sido abandonadas, árboles crecen a través de sus avenidas, ríos fluyen donde antes el asfalto cubría la tierra, y los rascacielos se desmoronan mientras ciervos pastan en sus cimientos.
Otras ciudades prosperan, pero han cambiado hasta volverse irreconocibles. Techos, lotes baldíos, y veredas han sido convertidas en huertas. Árboles de frutas y nueces forman hileras en cada cuadra. Gallos cantan cada amanecer. Alrededor de un décimo de las calles —las mas grandes vías— permanecen pavimentadas o empedradas, y buses funcionando con biodiésel las recorren con frecuencia. Otras calles han sido ampliamente invadidas por jardines y huertas, aunque ciclovías recorren en el centro de estas. Los únicos edificios que tienen electricidad las veinticuatro horas al día son las plantas de tratamiento de agua, los hospitales, y las estaciones de radio. Los teatros y los edificios comunitarios obtienen energía hasta tarde en rotación, para que puedan quedarse abiertos para noches de cine u otros eventos. Todo el mundo tiene velas y lámparas a cuerda, así que siempre hay alguna luz en muchas ventanas hasta tarde. Pero no es nada parecido a como era antes; en la noche se pueden ver las estrellas en el cielo, y los niños quedan boquiabiertos cuando los mayores les dicen como la gente había abandonado ese placer.
La electricidad es producida por una red de plantas de energía que queman desperdicios agrarios (como mazorcas de maíz por ejemplo) y biocombustibles, y a través de una cantidad reducida de eólicas y paneles solares. Pero la ciudad funciona con solo una fracción de lo que usaba previamente. La gente calienta y enfría sus hogares por medio de un diseño solar y eficiente, sin electricidad alguna. En las regiones mas frías, la gente complementa esto en el invierno con la quema de combustibles renovables, pero las casas están bien aisladas y los hornos están diseñados con la máxima eficiencia, así que no se necesita mucho. La gente también cocina con hornos a base de combustible, o en climas más templados con hornos solares. Algunas ciudades que utilizan más electricidad para la industria manufacturera y para mantener formas de generación de electricidad renovables (solar, eólica, y energía de la marea) también cocinan con electricidad. Muchos edificios tiene una lavadora colectiva, pero todas las prendas se secan a la antigua: en una cuerda.
Nadie tiene un refrigerador aunque cada edificio o piso tiene un congelador comunal. La gente aprovisiona alimentos perecederos como yogurts, huevos, y vegetales en una nevera portátil o en el sótano, y comen alimentos frescos o los enlatan. La gente cosecha la mitad de lo que consume en las huertas de su cuadra. Casi todos alimentos que consumen son cosechados a veinte millas de donde viven. Ningún alimento es genéticamente modificado o producido con químicos, y todos son producidos por su sabor y nutrición, no por su perennidad y facilidad de transporte. En otras palabras, todos los alimentos saben mejor, y la gente es mucho más saludable. Enfermedades cardiacas, diabetes, y cáncer, algunos de los mas grandes asesinos de la sociedad capitalista, se han desvanecido. Los súper virus, creados durante el capitalismo, que mataron a millones de personas durante el colapso, han desaparecido por la mayor parte, y el uso de antibióticos ha casi terminado, la gente vive en condiciones más sanas globalmente y tienen sistemas inmunes más fuertes, y los viajes globales no son ni tan frecuentes ni tan acelerados. La gente también tiene una mucha mayor conciencia con respecto al medio ambiente y una conexión personal con la bioregión porque se alimentan de lo que se produce en temporada y lo que se cosecha localmente, y también porque son ellos mismos quien lo cosechan.
Cada hogar tiene un inodoro de abono y un fregadero, pero no hay desagüe. Se ha vuelto un tipo de regla sobreentendida alrededor del mundo que cada comunidad debe tomar responsabilidad de sus propios desperdicios. Deshacerse de desperdicios con la corriente de un río se ha vuelto el tabú más grande. Las relativamente pocas fábricas que quedan usan fungí y microbios en grandes terrenos forestales alrededor de las zonas industriales para remediar cualquier contaminante que produzcan. Los barrios convierten sus desperdicios en compost o combustible. La cantidad de agua es limitada, por lo tanto los edificios están equipados con atrapa-lluvias para las huertas. Los hogares que exceden por mucho la cuota recomendada del uso del agua son públicamente abochornados. La cuota recomendada no es impuesta; es simplemente una sugerencia distribuida por quienes trabajan en el sindicato de agua, basada en la cantidad de agua que la ciudad está permitida de desviar de la fuente principal, y en concuerdo con todas las comunidades que comparten la fuente.
En la mayoría de ciudades, la gente organiza asambleas periódicas para el mantenimiento de huertas, vías, calles, edificios, organizar guarderías, y mediar disputas. La gente también participa en reuniones con cualquier sindicato o proyecto de infraestructura al cual quieren dedicar su tiempo. Estos pueden incluir al sindicato de agua, el sindicato de transporte, el sindicato de electricidad, el hospital, la unión de constructores, la unión de enfermeros (la mayoría de la atención médica es realizada por herboristas, naturistas, homeópatas, acupunturistas, masajistas, parteras, y otros especialistas que visitan los hogares), o fábricas. La mayoría de estas organizaciones están descentralizadas al máximo, confiando a individuos y pequeños grupos de trabajo en cómo hacer su trabajo, aunque cuando es necesario se coordina a través de reuniones que usualmente funcionan como asambleas abiertas usando consenso, con una preferencia por compartir perspectivas e información sin tomar decisiones siempre y cuando sea posible. Algunas veces, reuniones inter-regionales (como por ejemplo la reunión de comunidades que comparten la fuente de agua) son organizadas con una estructura de delegaciones, aunque las reuniones siempre están abiertas a todo el mundo, y siempre buscan el llegar a decisiones que satisfagan a todos ya que no hay instituciones coercitivas y cualquier tipo de coerción es desaprobada por tratas de “traer de vuelta los viejos tiempos”.
Como el poder está siempre localizado en la medida que es posible, la gran mayoría de decisiones es tomada por individuos o grupos pequeños que comparten afinidad y trabajan juntos regularmente. Una vez que no hay énfasis para controlar y acumular poder, en imponiendo homogeneidad o la singularidad de resultados, la gente descubre que la mayor parte de la coordinación puede ocurrir orgánicamente, con gente diferente tomando diferentes decisiones y resolviendo por sí mismos como reconciliar sus decisiones con las de los demás.
Aunque las sociedades de hoy están estructuradas para crear sentimientos de comunidad y mutualidad, existe también espacio para la privacidad y la soledad. Muchos barrios tiene cocinas comunales y comedores, pero la gente puede y a menudo cocina y come por sí mismos, cuando les da la gana. Algunas sociedades tienen duchas públicas, y otros no, dependiendo de diferencias culturales. La forzada comunalización de experimentos pasados en utopías socialistas está ausente en este mundo. La propiedad privada ha sido abolida en el sentido clásico de los medios de producción que la gente necesita para su supervivencia, pero cualquiera puede tener cuantos objetos personales puedan conseguir — ropa, juguetes, reservas de caramelos u otros manjares, una bicicleta, etc.
Mientras mas pequeña la comunidad, la probabilidad es mayor de que opere con una economía de regalo —cualquier cosa que no uses lo das como regalo, reafirmando tus lazos sociales y aumentado la cantidad de objetos en circulación— la cual es tal vez la economía más común y de más larga trayectoria en la historia del ser humano. Más allá del nivel barrial, o cuando se trata de objetos raros o que no son producidos localmente, la gente puede comerciar. Los sindicatos de algunas ciudades pueden utilizar un sistema de cupones para la distribución de cosas que escasean o de producción limitada. Si trabajas en el sindicato de electricidad, por ejemplo, puedes obtener un número de cupones que luego puedes utilizar para conseguir cosas de la fábrica de bicicletas o de algún granjero fuera de la ciudad.
Los artículos más comúnmente producidos en las fábricas son bicicletas, herramientas de metal, ropa, papel, equipo médico, biodiésel, y vidrio. Más común que la fábrica es el taller, en el cual la gente fabrica cualquier tipo de cosas, con una calidad mayor y a un ritmo mas lento y digno (y saludable). Los talleres usualmente usan materiales reciclados (después de todo, hay muchos antiguos centros comerciales llenos de cachivaches y chatarra) y fabrican cosas como juguetes, instrumentos musicales, ropa, libros, radios, generadores de electricidad, bicicletas, y partes de automóviles.
El trabajo no es obligatorio, pero casi todo el mundo trabaja. Cuando no tienen jefes y pueden hacer cosas que son útiles, la gente tiende a disfrutar del trabajo. Aquellos que no contribuyen trabajando de ninguna forma son a menudo despreciados o excluidos de los aspectos mas agradables de vivir en sociedad, pero nunca es considerado aceptable el negar a alguien comida o tratamiento médico. Porque no ayudan a sus prójimos, es poco probable que consigan buenas comidas, consultas médicas, masajes, o acupuntura a menos que tengan un problema específico, pero nunca se les dejará morir de hambre. Es una pequeña carga de recursos para la comunidad, pero nada comparado con el parasitismo de jefes, políticos, y fuerzas policiales del pasado.
No hay más policías. Generalmente, la gente está armada y entrenada en defensa propia, y la vida de todos incluye actividades que incentivan sentimientos colectivos o comunales de interés propio. La gente depende de la cooperación y el apoyo mutuo para sobrevivir y ser felices, así que aquellos que dañan sus lazos sociales se insolan y se hacen daño. La gente peleó por derrocar a sus opresores. Derrotaron a la policía y las fuerzas armadas de las clases dirigentes, y recuerdan esta victoria. La imperativa de nunca volver a ser gobernados forma una gran parte de su identidad hoy en día. No serán intimidados por el ocasional psicópata o pandillas de mafiosos.
En breve, la ciudad tiene una desdeñable huella ambiental. Una alta densidad de gente vive en una área determinada, que sin embargo contiene gran diversidad, con muchas especies de plantas y animales cohabitando la ciudad. No producen polución que no remedien ellos mismos. Toman agua de la fuente, pero mucho menos que en una ciudad capitalista, y en acuerdo con otras comunidades que usan esa misma fuente. Botan gases invernaderos a través de la quema de combustible, pero la cantidad es menor a la que absorben de la atmósfera por medio de su propia agricultura (pues todos sus combustibles son de origen agrario, y el carbón que botan es el mismo que esas plantas removieron de la atmósfera mientras crecían). Casi toda la comida es local y producida sosteniblemente. Existe una pequeña cantidad de producción industrial, pero la gran parte de esta usa materiales reciclados.
Afuera de la ciudad, el mundo ha cambiado mucho más. Desiertos, selvas, regiones montañosas, pantanos, tundras, y otras áreas que no pueden sosteniblemente soportar altas poblaciones humanas han regresado a su estado natural. Ningún tipo de programa gubernamental fue necesario para crear reservas naturales; simplemente no valía la pena quedarse en esos lugares cuando la producción de combustibles fósiles se detuvo. Muchas de estas áreas han sido reclamadas por sus habitantes indígenas originarios. En muchas de estas, la gente vive como cazadores-recolectores, llevando a cabo la más inteligente forma de economía posible en esa bioregión y tornando la noción convencional de lo que es futurístico de cabeza.
Algunas comunidades rurales son auto-suficientes, sustentadas con la agricultura y la ganadería, o mas intencionalmente con la permacultura. Mucha gente que dejó las ciudades durante el colapso formó estas comunas, y son más felices y sanos que durante el capitalismo. Algunas de las comunidades permaculturales son compuestas de unidades familiares mas tradicionales, con cada familia ocupada de uno o dos acres de tierra, extendidos en una distribución homogénea sobre un vasto territorio. Otras constan de un núcleo densamente poblado, con cientos de habitantes viviendo en doce acres de campos intensamente cultivados, rodeados por árboles frutales y prados con frutas, nueces, y ganado, rodeados a su vez por un anillo de bosques naturales que sirven de amortiguador ecológico, y como espacio para la ocasional tala de árboles, y la caza de animales. Estas comunidades rurales son casi completamente auto-suficientes; tienen una relación sostenible con la tierra, fomentan una alta biodiversidad, y su emisión de gases de efecto invernadero netamente equivale a cero.
Las comunidades rurales en los estrechos radios de las ciudades llevan a cabo una agricultura intensa, ayudada por algunos productos manufactureros, enlazando una relación simbiótica con sus vecinos urbanos. Cada semana, utilizando carruajes o camionetas biodiésel, traen comida y biocombustibles hacia un barrio específico de la ciudad, y se llevan de vuelta compost (la mayoría proveniente de inodoros ya que los restos de comida sirven para alimentar a las aves urbanas). Con este nutritivo compost, vidrio para invernaderos, herramientas de metal, y el ocasional tractor o arado mecánico compartido entre varios minifundios, se puede producir altos rendimientos todo el año sin destruir la tierra ni dependiendo en químicos o carburantes fósiles. Usan la siembra intercalada y otros métodos derivados de la permacultura para preservar el estado saludable de la tierra y evitar las pestes. Las granjas están dotadas de árboles fruteros y pequeños bosques; así que hay una gran biodiversidad, incluyendo gran cantidad de aves que se alimentan de insectos. Ya que no practican la mono-cultivación, las pestes y las enfermedades no se expanden tan incontrolablemente como en la agricultura capitalista. El uso de plantas nativas, diferentes especies, la protección del suelo, y la preservación de bosques también mitigan el impacto de las sequías y el clima extremo causado por el cambio climático.
Todavía existe una cantidad aceptable de transporte entre bioregiones. Las ciudades están conectadas por medio de trenes biodiésel, y la gente cruza regularmente los océanos en barcos que funcionan por medio de energía eólica. Una cantidad definida de comercio interregional funciona de esta manera, pero el transporte interregional principalmente sirve para permitir el movimiento de gente, ideas, e identidades [no de mercancías]. La gente es menos móvil que en los últimos días del capitalismo, pero por otro lado, no tienen que preocuparse por seguir los caprichos de la economía que los obligaba a partir en busca de trabajo. Las bioregiones son casi completamente auto-suficientes económicamente, y la gente encuentra el sustento necesario. Si quieren partir es porque quieren viajar para ver el mundo, y son libres de hacerlos porque las fronteras dejaron de existir.
La comunicación a larga distancia funciona principalmente a través de la radio. La mayoría de comunidades urbanas y semi-urbanas tiene teléfono e internet. La producción altamente tóxica de computadores ha casi terminado, pero algunas pocas ciudades usan métodos innovadores y mas limpios para manufacturar computadores en una escala mínima y mas lentamente. Sin embargo, existen suficientes repuestos en circulación que la mayoría de vecindades pueden mantener algunas computadores funcionando si así lo desean. Mucha gente rural vive lo suficientemente cerca de una ciudad para tener acceso a estas formas de comunicación de vez en cuando. Todavía se reciben noticias de todo el mundo, y se continúa a cultivar una identidad que es parcialmente global.
La base económica de la sociedad se ha diversificado bastante en cada comunidad lingüística. En otras palabras, alguien puede vivir en una comuna agrícola con un nivel de tecnología muy similar al de la sociedad occidental en el siglo diecinueve, pero a proximidad existe un bosque habitado por cazadores-recolectores, y algunas veces al año van a una ciudad organizada por sindicatos y asambleas, donde hay electricidad, buses, una estación de tren o un puerto, donde se puede ver películas o leer el blog de alguien al otro lado del planeta. Imágenes y noticias de alrededor del mundo pasan por cada comuna regularmente. Se habla el mismo idioma y se comparte una cultura e historia similar con estas comunidades que de lo contrario serían tan diferentes. Un efecto de esto es que una exclusiva identidad insular que podría traer problemas, entre estos la regeneración potencial de comportamientos dominadores e imperialistas, es constantemente balanceada por el crecimiento de una identidad global y la mezcla con miembros tan diferentes de una comunidad amplia. En realidad, ya que la mayoría de comunidades lingüísticas se extienden mucho mas allá de una bioregión y ya que la gente disfruta de una movilidad social sin precedentes, existe una circulación sin fin de gente entre estas diferentes comunidades; cada individuo decide, cuando llegan a una cierta edad, si quieren vivir en la ciudad, el campo, o los bosques. No solamente las fronteras no existen entre naciones artificialmente construidas; las fronteras sociales tampoco detienen el movimiento entre diferentes categorías identitarias y culturales.
Para la gente mayor, esta forma de vida se asemeja al paraíso, mezclado con los sombríos detalles de la realidad — conflictos, trabajo duro, desamores, y drama banal. Los jóvenes simplemente piensan que este tipo de vida es resultado de sentido común.
Y cada año, el mundo se cura una poco más de los estragos causados por el capitalismo industrial. Nuevas áreas se vuelven silvestres y la cantidad de bosques y humedales aumenta, mientras que áreas altamente pobladas se vuelven ecosistemas saludables gracias a la jardinería, la permacultura, y la eliminación de autos. Los niveles de gases de efecto invernadero se reducen lentamente, por primera vez en décadas; el carbón vuelve a los suelos, a los bosques y humedales, a nuevas áreas urbanas verdes; y la quema de combustibles se detiene. Más de un tercio de las especies en el planeta se extinguieron antes de que la gente cambie su manera de vivir, pero ahora que la pérdida de hábitat se reversa, muchas especies regresan a proliferar. Mientras la humanidad no olvide la lección mas difícil que haya aprendido, en algunos millones de años, la biodiversidad del planeta será tan grande como siempre lo fue.
Una vida digna ha reemplazado el lucro como el nuevo barómetro social, y en un golpe a todos los ingenieros del planeamiento social, todo el mundo puede hacer sus propias medidas, y determinar por sí mismos como lograrlo. La gente ha recuperado la habilidad de alimentarse y alojarse por sí mismos, y las comunidades individuales han mostrado que ellas son las que se encuentran mejor situadas para diseñar un modo de sostenibilidad adaptado a condiciones locales y los varios cambios resultado del calentamiento global. Era sentido común. La sola solución que todos los que se beneficiaban del cambio climático nunca hubieran discutido era la única que podía funcionar.
Durante un largo tiempo, la gente no creía a quienes advertían sobre el cambio climático, sobre el colapso ecológico, y otros problemas creados por el gobierno y el capital; los mismos que clamaban soluciones radicales. Al final, vieron que la mejor decisión que hayan tomado en sus vidas fuera la de parar de confiar en aquellos en el poder, los responsables de todos esos problemas, y en vez comenzar a confiar en sí mismos, y aventarse.
A esos lectores que dudan la posibilidad de esta visión, pueden echarle un vistazo a «Campos, Fábricas, y Talleres» de Piotr Kropotkin, donde científicamente se muestra una proposición similar, hace ya más de cien años. También pueden revisar cómo la tierra nativa donde viven fue organizada antes de la colonización. De donde yo vengo, la Confederación Powhatan mantuvo la paz y coordinó el comercio entre varias naciones en el sur de la Bahía Chesapeake. Al norte, los Haudensaunne mantuvieron la paz entre cinco, y luego seis naciones, por cientos de años. Ambos grupos soportaron una alta densidad de población mediante la horticultura intensiva y pescando sin degradar el medio ambiente.
Donde ahora vivo, en Barcelona, los trabajadores tomaron la ciudad y las fábricas y manejaron todo por sí mismos en 1936. Y en donde estoy escribiendo este artículo, en Seattle, hubo una huelga general de un mes en 1919, y los trabajadores también se probaron capaces de organizarse y mantener la paz. No es un sueño. Es una posibilidad inminente, pero solamente si tenemos el coraje de creer en ella.
Una Solución Anarquista al Calentamiento Global – Peter Gelderloos | Bitácora Anarquista
Peter Gelderloos: Before the Big Change - Infoshop News