La tarcoteca

La IDEA: Organizarse sin jefes; Anarquía!
By Pablo Heraklio & cols. Tarcoteca @ riseup.net

sábado, 13 de mayo de 2017

La Estrategia Revolucionaria de "los Tres Frentes" y su organización - La Revolución Posible

¿Se puede asfixiar económicamente a un Estado? ¿Se pueden paralizar sus Instituciones? ¿Se puede interferir en su toma de decisiones? ¿Se pueden superar sus medidas represivas? ¿Se puede crear un Contrapoder efectivo? ¿Es posible una Revolución?

Se puede, de hecho hay manuales. Sus efectos son palpables. Para ello hay que ceñirse a un plan. La estrategia es el plan a largo plazo que nos lleva a conseguir nuestra visión. A veces son periodos de décadas, otras de generaciones. Si la estrategia está bien planteada el resto de tácticas deben estar condicionadas por ella. Para ajustarnos a una estrategia primero debemos estudiar, después actuar y esperar acertar, si no es así saber corregir. Debemos analizar una situación inicial, visualizar una situación final, reconocer una serie de mecanismos, tácticas acordes a nuestros principios, y plantear una serie de Objetivos a cumplir en un plazo determinado acorde con nuestras fuerzas. Si bien hay condiciones externas, como el territorio, la población, o el sistema vigente, también hay condiciones variables en las cuales interviene la meditación, el sopeso y las buenas elecciones para establecer el modo de conseguir los objetivos, las herramientas y las condiciones de victoria.

Visión y Estrategia

La visión y meta final es vivir en un sistema Anarquista, una sociedad movida por el voluntarismo, la libre asociación, la autogestión, acción directa y solidaridad. Nuestros principios son nuestros límites estratégicos, los motivos directores del movimiento, las líneas rojas que si se cruzan afectan a la estrategia y a la estructura de lo construido. 

La estrategia siempre ha sido la Libre Asociación de Grupos, la Federación. Se produce en ella algo sustantivo: el camino que nos lleva a la anarquía es a la vez su mismo fin. Se transforma a la vez que se actúa, eliminando pasos intermedios. La conciencia se crea por el trabajo a través de la cooperación y la socialización. Esto si que es verdaderamente revolucionario y novedoso, una revolución que se autogenera al practicarse. El individuo decide en el grupo, el grupo decide en Asamblea. Esta toma para sí todos los poderes, ejecutivo, legislativos y judicial, transfiriendoselos al individuo. Pero a demás tiene las capacidades productivas y de dirección del consumo. La Asamblea anarquista es un ente social integrado.

Otro caso de cambio de régimen en el que una estructura se autogenera son las jefaturas, con la salvedad de que debido a la acumulación y concentración de dinero y poder la cúspide tiende a ser cada vez más estrecha. Los de arriba siempre ordenan, las de abajo solo obedecen, en el medio la competencia por ascender. Su estructura es el origen de sus tensiones. En vez de autoensamblarse es autoexcluyente. Esto es lo que vemos en la sociedad capitalista y es una debilidad que debemos explotar.

Las Estrategias

A partir de ahí, desde el S.XIX y la Primera Internacional, se desarrollaron varias corrientes de pensamiento sobre cuál es la táctica operativa y concreta que permitiría llegar a la Libre Federación general. Las más importantes son:

- La Estrategia Laboral o Sindical 
Consiste en la suplantación del poder económico. Se basa en la lucha obrera. Sabemos que la economía es el motor de la sociedad. Si todos somos trabajadores y el capital se reproduce por medio de la explotación en los centros de trabajo, la organización popular dentro de los puestos de trabajo y en contra del poder económico acabará por desplazar al poder político y social establecido entorno al capital.

- La Estrategia Cooperativa o de organización paralela
Se basa en la organización al margen y en contra del poder económico establecido, en la creación de una serie de estructuras paralelas a las instituciones capitalistas, que entran en competencia con ellas y acaban por desplazar al poder económico, y así el poder político y social establecido a su alrededor. Se basa en la cooperativa y en la competencia en los mercados.

- La Estrategia política del Partido
Una consiste en la organización de un Partido que se oponga al resto de fuerzas políticas, de Partidos para, desde dentro, cambiar el propio sistema. El sistema de Partidos es nuestro anatema. Las elecciones se basan en comicios entre jefaturas, igual que es la base de los tres poderes y las instituciones. El éxito en las elecciones mismas depende de la compra de voluntades. Una vez conseguido el cargo la legalidad con que se ejerce se basa en la coacción y la amenaza, y es sustentada en última instancia por las Fuerzas de Seguridad. El que está arriba solo da órdenes y el que está abajo solo obedece. En general el sistema de Partidos simplemente se desechó por inútil, inservible, un enredo, una pérdida de tiempo y energías que nos alejan de nuestros objetivos.

- La Estrategia política de la Junta
Otra estrategia política es el sistema de Juntas en oposición a los Partidos -Junta, Comuna o Cantón vienen a ser equivalentes-. Las zonas donde triunfó la autonomía política fueron regiones en el que simplemente se suplantó a la institución y se rechazaron los Partidos a favor de las Juntas. Tenemos los ejemplos en numerosas regiones autónomas en México que no pudieron ser recuperadas ni si quiera por los ejércitos [1]. No podría haber sucedido si no existiese un sustrato organizativo, en el caso aludido de Cherán era la organización tradicional llamada Keri, equivalente a las juntas ibéricas, en que cada vecino tiene voz y voto en una asamblea común sin distinciones entre partidos. 

La estrategia de Los Tres Frentes

Los límites de las estrategias sindical y cooperativa las estudiamos en el artículo "Luchamos sin Retaguardia en un Mundo sin Medios. Por un Anarcosindicalismo Cooperativista [2]". A su vez encontramos una solución también antigua, desarrollada en plena Guerra en Revolución Española, al problema de la precariedad, la transformación de la composición productiva, la marginalización y la integración de expropiaciones. Se propuso la organizaron en tres bloques interdependientes, cada uno capaz de mantenerse por sí mismo pero que se potenciaban cuando actuaban en sinergía.

- Situaron un Frente de Guerra y combate directo, asociado hoy en día al Frente Sindical, capaz de conseguir mejoras en las condiciones de la gran mayoría, incidir en el proceso productivo hasta finalmente controlarlo, de modo que se provoque la expropiación final de la empresa. La empresa así expropiada pasaría entonces a integrarse en el Frente Económico como una Cooperativa. Se desarrolla en el obrerismo. Se podría decir que es de lejos el frente más importante, pero también el que más problemas de todo tipo entraña.

- Situaron un Frente de Trabajo o Económico, capaz de mantener aprovisionados al resto de frentes, de competir con el poder económico en el mercado. De organizar a marginados e inconformistas permitiéndonos disfrutar del fruto de nuestro esfuerzo sin ser explotados. De desarrollarnos con independencia sin someternos a las vejaciones de la obediencia y el castigo de las jefaturas. Finalmente de integrar las empresas e instituciones expropiadas. Se desarrolla en el cooperativismo.

- Situaron un Frente Cultural [3] encaminado a promover el desarrollo de una  persona consciente de su condición de esclava que tuviera el deseo e incluso la necesidad de integrarse en las estructuras anarquistas como medio de liberación. Con la importante misión de nutrir al frente laboral y cooperativo. De promover el desarrollo físico, intelectual y personal del individuo hasta el grado de Realizarse. Un frente capaz de romper con la hegemonía cultural y los espejismos que genera el sistema capitalista por medio de sus sistemas de alienación. De disminuir el aislamiento social, la fragmentación, facilitar el entendimiento, potenciar alianzas y la colaboración y permitir que otras organizaciones actúen voluntariamente en sinergía hasta que finalmente se organicen en Federaciones capaces de desarrollar mayores objetivos. Y quién sabe, tal vez muchas personas desarrollen su empatía y encuentren el amor al abrazar tareas culturales, educativas o científicas en libertad y sin ataduras.

Pocos quedan que practiquen esta estrategia.

¿Podrían los Tres Frentes catalizar "La Síntesis Anarquista"?


<<La Síntesis Anarquista es una tendencia desarrollada actualmente en el seno del movimiento libertario, que trata de conciliar y "sintetizar" las diferentes corrientes de ideas que dividen a estos movimientos en diversas fracciones más o menos hostiles entre sí. Se trata, en el fondo, de unificar en cierta medida tanto la teoría como el movimiento anarquistas en un conjunto armonioso, ordenado, acabado [3].
¿Cómo Practicar los Tres Frentes?

Hay dos tácticas básicas, Crecer y Crear frentes o Crear alianzas. El crecimiento es una tarea revolucionaria ineludible.

El sindicato dispone de las mejores oporunidades de organizar los Tres Frentes. Un sindicato debe crear una cooperativa y un colectivo cultural. Gracias a las aportaciones de los trabajadores sus capacidades organizativas pueden ser mayores, pero la disponibilidad menor, haciendo que los proyectos se resientan. Necesitan crecer en miembros.


Una cooperativa u okupa debería crear un sindicato y un colectivo cultural. Podría organizar un grupo cultural sin muchos problemas, pero al hallarse al margen de los círculos comerciales y laborales no tienen fácil acceso a las empresas, el primer frente. A demás tiene la difícil tarea de expandirse en el campo comercial para procurarse suministros y puntos de venta en un mundo sobresaturado, competir.

Un colectivo cultural, un ateneo, biblioteca, centro de estudio o centro social, debe crear un sindicato y una cooperativa. Para un grupo cultural formar una cooperativa es una verdadera aventura. Ahí tenemos las distribuidoras. Formar un sindicato es una quimera.

Las ocupas se hayan a medio camino entre la cooperativa y el centro social, pero han demostrado grandes dificultades en establecer sindicatos. Debido a la intima relación entre economía y cultura se han visto también frenadas a la hora de expandir tanto el proyecto económico como la cultura.

- La estrategia Federativa
Esta tarea estratégica es inevitable. Esta pesadilla organizativa de los tres frentes se simplificar si contamos con las Alianzas: un sindicato, una cooperativa y un  colectivo cultural que trabajan juntos pero autónomos en post de un objetivo común. ¿Y qué es una alianza entre grupos iguales más que una Federación?

Tan negativo es tener una mala alianza como no tener ninguna.

En el camino nos encontraremos con organizaciones hermanas, con las que compartimos principio, fines, medios y valores. La cooperación será estable. Con ellas podremos contar sin mayores problemas. Es el caso de la mayoría de ateneos culturales, distribuidoras y grupos ácratas. Reforzarlas a ellas será como reforzarnos a nosotros. Organizarnos con ellos, entre nosotras, será parecido a federarse. Un sindicato puede dar apoyo legal a una okupa mientras que esta organiza eventos. Una cooperativa puede colocar el material artístico por medio de economatos, a su vez contar con una red de consumo sostenida gracias a estos mismos y a los sindicatos. Las combinaciones son infinitas.

Organizaciones afines, con las que compartimos tal vez fines, pero no valores y medios. Ellas tienen su propia agenda, la cooperación será inestable y al ocupar los mismos nichos entraremos en competencia, que esperemos que sea sana. Los debates serán largos, las relaciones serán tensas, pero el entendimiento es posible si se comparte el objetivo. Es el caso de los numerosos centros sociales de distinta orientación, casas de cultura, redes cooperativas establecidas y el resto de sindicatos revolucionarios y hasta instituciones. La organización será más laxa y parecida a una plataforma. Las tensiones suelen ser tensas.

De las organizaciones hostiles hablaremos en próximos artículos

Salud! PHkl/tctca
______________
Publicado 13.5.2017, última edición 4.6.2017
En la misma serie:
Crecimiento por medio de la Confrontación e Integración del Individuo. Dialéctica Anarquista - La Revolución Posible 22.5.2017
Límites de la Revolución Social Libertaria - La Revolución Posible 15.5.2017
La Estrategia Revolucionaria de "los Tres Frentes" y su organización - La Revolución Posible 13.5.2017
El Proceso Revolucionario de Cambio de Sistema - La Revolución Posible 11.5.2017
Autoevaluación y Crecimiento de los Grupos Anarquistas - La Revolución Posible 27.4.2017
Anarcopesimismo y la Solución de Crecimiento. Integrar para salir del gueto 4.4.2017
Luchamos sin Retaguardia en un Mundo sin Medios. Por un Anarcosindicalismo Cooperativista 16.12.2016

2 comentarios:

  1. Si, muy bien, pero... ¿funciona?. ¿Las estrategias creadas en el siglo 19 que entonces no funcionaron funcionan hoy, o hay que esperar pacientemente aun un poquito más?.

    Utopías al margen, la revolución la tiene que hacer cada uno, porque nunca estaremos todos juntos, de eso ya se encargan los contrarios y mientras los "revolucionarios" no actúen con coherencia, sin producir, sin consumir, sin colaborar... no hay mucho que hacer.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es nada que no estemos practicando ya, pero mientras ahora lo hacemos de una forma casi intuitiva. Lo que se propone es una práctica consciente y sistemática, como bien indicas que debería ser, sabiendo que cuanto más avancemos los problemas van a ser distintos, y sobre todo internos. Eso es debido a que nuestra organización es y solo puede ser masiva.
      Si no somos capaces de sentir nuestra libertad en el grupo y en la organización no lo podremos transmitir nuestros valores ni avanzar.
      Salud!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...